Blog de nopierdaslasonrisa

Stephen Hawking y Dios

Ha muerto Stephen Hawking, un eminente científico y un gran luchador que ha sabido afrontar la vida desde el momento en que le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) a la edad de veintiún años. Su muerte ha sido causa de que escriba esta entrada de blog, pero no lo voy a hacer desde el punto de vista científico sino desde la fe. La razón de tal decisión se debe a su empecinamiento por demostrar el origen del universo sin Dios.

El pasado domingo emitían en televisión la película “La teoría del todo”, en la que se reflejaba la vida del científico británico y se exponía, en algunas escenas, su teoría sobre la expansión del universo y la importancia de la física cuántica aplicada a su origen, así como la formación y desarrollo de los agujeros negros, al mismo tiempo que afirmaba que el principio de todo no es Dios. Al margen de lo religioso cuestiona así mismo la teoría de la relatividad de Einstein y aquella frase de este eminente científico “Dios no juega a los dados”, es decir, nada sucede por casualidad ni por puro azar.

Todos reconocemos sin cortapisas que Stephen Hawking ha sido un gran científico, si no el mejor de los últimos tiempos. Pero siento decir, sin juzgar a nadie por sus creencias, que aunque él profese un ateísmo práctico, se equivoca en sus razonamientos: “Un físico no puede creer en Dios”. Sorprende que una mente tan eminente razone su fe con un argumento tan nimio y simplista.

La ciencia no lo agota todo, no es absoluta ni tampoco llega a explicar todo. Sí es cierto que nos habla de lo empírico, de las cosas del mundo, de aquello que puede comprobarse. Pero de ahí a decir que la Ciencia lo explica todo es como mantener pulsado el botón de la bomba atómica y hacer saltar todo por los aires.

Según Hawking, en el origen del universo, lo que origina la gran explosión, es una serie de leyes. Bien, pero es que las leyes no crean nada, surgen a partir de las cosas que existen. Lo explicaré con una fórmula física sencilla: la velocidad se mide como el espacio recorrido por un cuerpo en un tiempo determinado (v= s/t); lo que hace que esta ley física se pueda comprobar no es la ley en sí misma que ha creado esta teoría, sino un cuerpo en movimiento que se desplaza en tiempo y espacio.

Si esto lo trasladamos al orden moral habría que decir algo parecido. Por ejemplo, para que exista el derecho a la libertad es necesario que exista antes un sujeto de derechos. La ley se crea a partir de este sujeto que recibe derechos y ejerce obligaciones, es decir, que antes de que se legisle una ley es necesario que haya individuos que crean esas leyes.

Por otro lado, la teoría de Hawking no deja de ser una teoría, algo que debe constatarse y que mientras no se demuestre empíricamente no deja de ser una teoría que se puede refutar.

Hawking, y con él un gran elenco de científicos, tampoco tienen en cuenta que la ciencia y la religión no hablan de lo mismo. Y junto a la religión podríamos incluir otras especialidades como la Filosofía y la Metafísica que cuestionarían los conceptos mismos de la Ciencia. Pero no es esta la cuestión. Lo que importa es caer en la cuenta de que la Ciencia habla del “cómo”, es decir, de cómo se sucede la vida desde su existencia sin plantearse lo que hubiera antes. La fe, las religiones, tratan de dar una explicación al comportamiento moral de los hombres y sus relaciones, es decir, responde a un “por qué”. En el origen de la vida, las religiones ponen su comienzo en Dios, la Filosofía deja cuestiones abiertas sin dar una respuesta única y objetiva y la ciencia nada puede decir de aquello que no se ve porque su terreno de actuación es lo empírico, la explicación de cómo sucede la vida, los astros, el movimiento del universo.

No soy yo quien juzgue a Hawking, pero puedo asegurar que en su muerte habrá encontrado respuesta a todas las cuestiones que deja abiertas. Y probablemente se habrá llevado una gran decepción al encontrarse con Dios, que está al principio y al final de la vida.

Descanse en paz este gran científico que toda su vida ha sido la de un gran luchador contra una enfermedad a la que ha conseguido vencer con esfuerzo y tesón.

@nopierdaslasonrisa


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: